Publicado en Costura

Con retales…sacamos una blusa de cerezas

Como buena amante de las telas, la mayoría de las veces compro la tela antes de saber qué voy a hacer con ella. Eso hace que, la mayoría de las veces, me queden un montón de retales ¿a vosotras no os pasa?

A partir de ahora en el blog voy a daros ideas para poder aprovechar esos retazos de telas que nos sobran y con los que podemos hacer un montón de cosas chulas.

Lo primero que os traigo es una blusa amplia, perfecta para el verano.

17

 

Sólo necesitamos medio metro de tela de 1,50 de ancho, un bies de adorno y nada más.

Lo primero que hacemos es doblar la tela como veis en la primera foto, pero por el revés, y luego doblarla por la mitad.

A continuación, vamos marcando sobre la tela la forma de nuestra blusa que podemos sacar de una blusa que tengamos en el armario, copiando el modelo, o podemos hacer nuestro propio diseño.

Yo, aunque saqué el modelo de una blusa vieja, os dejo un foto del diseño que he utilizado, por si os sirve de ayuda. Las medidas son para talla M, que es la que yo uso.

Una vez marcada la silueta con alfileres, planchamos para dejar las marcas por donde tenemos que unir y coser (aunque también podemos pasar la espuela), cortamos dejando 1 cm. para costura y unimos las dos piezas.

Cosemos y sobrehilamos las costuras de los hombros y de los costados, y después empezamos a rematar el escote.

Podemos rematarlo con un bies sencillo, con una tira de madroño o con un vivo decorativo, como he hecho yo.

Lo colocamos primero por el derecho, por donde pasaremos la primera costura, y luego doblaremos hacia dentro y coseremos, como se indica en las fotos.

A continuación, hacemos un dobladillo a las mangas y otro pequeñito para el bajo, manteniendo la forma circular. Cuanto más pequeño sea el dobladillo mejor nos quedará.

Por último, planchamos todas las costuras para que nos quede perfecta.

Y ya tenemos nuestra camisa lista para salir de paseo este verano 😉 ¿qué os parece?

16

17

¡Me encanta el escote amplio de la espalda!

15

18

Venga chicas, id a buscar un retalillo y manos a la obra ¡es tan fácil!

¡Espero que os haya gustado!

¡Hasta pronto!

Publicado en Costura

Nos hacemos un vestido espectacular en una hora

Hasta ahora, siempre que pensaba en vestidos de fiesta me venían a la cabeza prendas muy elaboradas, con muchas costuras, entretelas, vuelos, corpiños, lentejuelas y bordados

Y digo hasta ahora porque después de coser el vestido que os traigo hoy mi pensamiento ha cambiado, ya veréis el porqué.

detalle

Para este vestido sólo necesitamos una tela con caída, como por ejemplo un crepé o un raso, un adorno de perlas, lentejuelas o strass, y una hora.

El modelo, con un hombro al aire y mucha caída, apareció en el coleccionable “Coser es fácil” que publicaron en la revista Burda Style hace dos veranos.

dibujo tecnico Burda

Desde el primer momento que lo vi lo guardé en la lista de favoritos y el otro día encontré el momento perfecto para confeccionarlo: una fiesta ibicenca al ladito de la playa.

Así que cogí una pieza de crepè blanco de 3 m. x 1,5 m, que tenía guardado, hice unas cuentas modificaciones al modelo de Burda y me puse manos a la obra.

dibujo tecnico

Entre las modificaciones, como veis en la foto de mi cuaderno de anotaciones, reduje el ancho y añadí un pieza al bajo.

La idea es trabajar con dos capas de tela, para que no necesitemos forro y hacer el menor número de costuras posibles.

Trabajando por el revés, lo primero que hacemos es doblar la tela por la mitad a lo largo y luego por la mitad a lo ancho, de forma que nos quede un cuadrado de 75 cm. x 75 cm. con un doblez grande en el lateral, dos dobleces en la parte superior y la tela abierta en el otro lateral.

A continuación sacaremos la parte inferior del vestido, cortando una pieza a todo lo largo de la parte abierta de 16 cm. de ancho.

4

Con la tela así doblada, cortamos el triángulo del hombro y unimos las dos telas por el corte. Luego nos vamos al lateral abierto y cosemos las dos telas juntas enfrentadas sólo 31 cm., a modo de que será la apertura de la manga. De esta forma tanto el escote como la manga nos quedarán pulidas y perfectas.

A continuación, hacemos una costura uniendo los dos pequeños dobleces de la parte superior, a modo de hombre y unimos desde la manga hasta el bajo, el forro con el forro y la tela exterior con la tela exterior. Será la única parte donde ambas telas vayan separadas.

De la pieza de 15 cm. de ancho cortamos dos piezas de 1,2 m. las unimos a lo largo y planchamos. Luego enfrentamos por el derecho al bajo exterior del vestido y cosemos, como cuando ponemos un bies o una cinturilla. Luego doblamos por la costura y cosemos por el revés y los laterales, para que nos quede la apertura lateral como en la foto.

Ya solo nos queda adornar con una aplicación que nos guste, yo elegí esta de strass que le iba al pelo.

Os voy a confesar que con el vestido en la mano, después de coser y planchar, me dio la impresión de que mis expectativas habían sido superiores al resultado, pero ese pensamiento sólo me duró el tiempo que tardé en pintarme, vestirme y calzarme.

Es impresionante como sienta, lo bien que combina con todo y lo comodísimo que es. Hasta sin pintar y descalza queda bien 😉

Además, los piropos que recibí al llegar a la fiesta compensaron todas las impresiones.

2

5

¿Quién se anima?

¡Nos vemos muy pronto con más tutoriales facilitos!

 Un abrazo

 

 

Publicado en Costura

Un vestido playero en menos de una hora

Hoy os traigo un tutorial express con un vestido playero que vais a podes hacer en un rato.

El vestido lo tiene todo para el verano: es fresquito, porque está hecho con tela de algodón; es alegre y colorido, porque nada mejor para el verano que llenarlo de telas brillantes y con mucho color; es cómodo y ponible, porque lo podéis llevar a la playa por la mañana y ceñido con un cinturón ancho y unas sandalias bonitas, también lo podéis llevar por la noche.

Para empezar necesitaremos un metro de tela de 150 cm. de ancho, que doblaremos por la mitad primero lo largo y, luego, a lo ancho, de forma que nos queden dos rectángulos doblados por la mitad.

Una vez cortados los dos rectángulos, trazaremos en uno de ellos (que será el delantero) dos marcas para el escote, una en el centro doblado y otra en la parte de arriba. Unimos las dos marcas con una regla, dando forma de pico en el escote, y cortamos.

Ojo, las marcas las haremos en función de nuestras medidas y de la profundidad de escote que queramos, colocándonos la tela encima.

Para el trasero, como veis en la foto, bajamos un par de centímetros (+ 1 cm. para la costura), trazamos en circular y cortamos.

A continuación, hacemos las costuras de los hombros. Como no tenemos marcas, medimos 1 cm., que iremos marcando (y, de paso, iremos sujetando) con alfileres, y pasamos a la máquina.

A continuación, remataremos el escote con un bies.

Para poner el bies, abrimos uno de los dobleces y lo colocamos con alfileres sobre el derecho de la tela y cosemos justo por la marca del doblez.

Luego doblaremos el bien hacia dentro y pasaremos un pespunte a la máquina de forma que nos queden los dos lados del bies bien cosidos.

La mayor dificultad que podemos encontrar vendría por adaptar el bies al escote en pico, pero Armand Skarlett nos ha preparado hace poco un tutorial tan bueno y que lo hace tan fácil, que lo haréis en un pis pas.

Después nos ponemos con las mangas.

Para las mangas, con el vestido doblado, haremos una marca en la parte exterior y coseremos en los laterales desde la manga al bajo, dejando un margen de 2 cm.

Una vez cosido, hacemos un pequeño corte justo en la marca de la manga, cortamos hasta el bajo para que nos quede una costura de 1 cm. y rematamos como se puede ver en la foto.

De esta forma tendremos un centímetro de margen para hacerle un bajo a la manga.

Para acabar, cosemos el bajo et voilà…listas para las vacaciones.

Desde luego es de lo más fácil que hay, así que excusas para no hacerlo tenemos pocas.

Espero que os haya gustado este tutorial de viernes, nos vemos muy pronto.

¡Buen fin de semana!

Publicado en Ideas

Percheros de superhéroes…con hama

Muy buenas ¿cómo vais?

Hoy os he preparado uno de esos tutoriales para hacer con niños que me gustan tanto porque son muy facilitos, entretienen a toda la familia y el resultado es muy chulo (bueno, y en este caso, muy útil).

En el tuto de hoy os voy a enseñar como hacer unos percheros de hama con forma de superhéroes.

¿Qué necesitamos?

  • Hama de colores
  • Plantillas cuadradas
  • Unos colgadores pequeños
  • Y…en mi caso…esmalte de uñas de color marrón

Lo primero que tenemos que hacer es buscar las formas que más nos gusten para usar como patrón de nuestro hama. Nosotros encontramos esta en Pinterest y nos moló un montón.

hamma superheroes

Una vez que tenemos el patrón que queremos seguir, vamos colocando nuestras cuentas de hama y, una vez acabada, planchamos nuestra figura.

Cuando ya tengamos nuestra figuras las fijaremos a la pared.

Para ello necesitaremos los colgadores, nosotros seleccionamos unos pequeños de color bronce envejecido que encontramos en la ferretería.

Como eran colgadores pequeños, de los que usan para los muebles, necesitamos también unos tornillos grandes que sirvan para fijar en la pared.

Como el color del tornillo y el del colgador “chirriaban” juntos, pues le dimos unas pinceladas de esmalte marrón y quedó perfecto, como si hubieran ido juntos desde siempre.

Ojo, los percheros hay que afianzarlos bien a la pared, así que lo mejor es hacer taladros y poner un buen taco para que no se os caigan.

Y ya tendríamos listos nuestros percheros, unos percheros que podremos hacer de tantas formas como queramos, porque en Internet hay miles y miles de moldes para hama, para que usemos el que más nos guste.

Espero que os haya gustado. Como ya os dije, el hama es genial para hacer con niños y, si os cuesta encontrarlo, siempre podéis comprarlo on line.

Además, a los chavales les encantará hacer su propia decoración ¿no os parece?

Animaos ya mismo y me contáis.

¡Hasta pronto!

Publicado en Crochet

Cesta de trapillo para la ropa sucia

Ya sé que tenemos a medias el quiet book para Pablo pero esta semana me la he tomado de relax y he preferido dedicar más tiempo a los niños. La semana que viene seguimos, lo prometo 🙂

Lo que pasa es que, como no puedo estar quieta, pues en los momento muertos en los que los niños están jugando, viendo la tele o cuando acompaño a Pablete mientras se duerme, he tejido una cesta para la ropa sucia.

Como ya os he contado en otras ocasiones, aun estamos decorando la casa y nos faltan muchos detalles. Una de las cosas que echaba en falta era tener una cesta donde echar la ropa sucia de los niños cada noche, así que he cogido un par de bobinas de trapillo y me he puesto manos a la obra.

Puntos empleados:

(os dejo los links a  los tutoriales de Miss Kits, que a mi me parecen muy claros)

Empezamos haciendo un círculo mágico de seis puntos bajos y cerramos con un punto raso.

1ª vuelta: 6 puntos bajos, 1 en cada punto anterior y cerramos con un punto raso.

2ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso + 12 puntos bajos, 2 en cada punto anterior y cerramos con punto raso.

3ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una serie de 1 punto bajo, 2 puntos bajos, alternando “1 – 2” “1 – 2” hasta completar el círculo (en total 18 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

4ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una serie de 2 puntos bajos, 1 punto bajo, 1 punto bajo, alternando “2 – 1 – 1” “2 – 1 – 1” hasta completar el círculo (en total 24 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

5ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “1 – 1- 1 – 2” hasta completar el círculo (en total 30 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

6ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “2- 1- 1 – 1 – 1” hasta completar el círculo (en total 36 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

7ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “1 – 1- 1 – 1 – 1 – 2” hasta completar el círculo (en total 42 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

8ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “2 – 1- 1 – 1 – 1 – 1 – 1” hasta completar el círculo (en total 48 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

9ª vuelta: 1 cadeneta en el punto raso, empezamos una nueva serie de puntos bajos, alternando “1 – 1- 1 – 1 – 1 – 1 – 1 – 2” hasta completar el círculo (en total 54 puntos bajos) y cerramos con punto raso.

Llegados a este punto yo ya tengo lista la base de la cesta, pero si la queréis más grande o más pequeña tan sólo tenéis que seguir las series de puntos o parar cuando queráis.

Ahora toca hacer las paredes del cesto.

Para ello, siguiendo un truco que leí hace poco y que le da más estructura a la cesta, he dado la vuelta a la labor, poniendo el revés como derecho, y he tejido cambiando el sentido. Es, simplemente, dar la vuelta a la base como si fuera una tortilla :).

La siguiente vuelta será de 54 puntos, con un punto bajo en cada punto, pero tomando solo la hebra de fuera.

Una vez hecha acabada la vuelta, cierro con un punto bajo y empiezo la siguiente vuelta con una cadeneta y 54 puntos, ya cogiendo la dos hebras del punto.

Después de 3 vueltas más iguales en gris he metido el color azul en la labor, en la cadeneta de la vuelta siguiente.

He hecho una vuelta azul, una gris, una azul y dos grises, todas de 54 puntos.

wp-1458812961840.jpg

Al acabar las dos vueltas grises he empezado a subir en azul hasta completar 18 vueltas más.

Para acabar, después de estas 18 vueltas azules he tejido unas asas.

wp-1458812956164.jpg

Para ello he hecho 10 puntos bajos, 7 cadenetas (metiendo de nuevo el ganchillo en el punto 18), 20 puntos bajos, 7 cadenetas (metiendo el ganchillo en el punto 44) y 10 puntos bajos más.

Después he tejido una vuelta de 54 puntos bajos y una última de cierre con 54 puntos rasos.

¿Qué os parece?

Es muy muy rápida y super fácil, en un par de ratillos sueltos podéis tener la vuestra.

Venga, animaos 🙂

Os dejo hasta la semana que viene. Disfrutad mucho de los días de fiesta y sed muy felices.

Publicado en Costura

Nuevo kit DIY: monedero de fieltro

Hace un par de semanas os presenté mi primer trabajo hecho con los kit DIY de la tienda Casa, un monedero con boquilla metálica muy chulo, al que estoy dando muy buen uso 🙂

Entonces me quedó pendiente otro monedero de fieltro con aplicaciones, que he hecho esta semana.

kit

Este modelo es francamente sencillo y, al igual que el otro, está muy bien explicado para que todos podamos hacerlo, tengamos o no experiencia con la costura; aunque, os confieso que, como siempre, yo lo he metido un par de pequeños cambios :$

Este kit contiene un rectángulo de fieltro gris, bastante rígido, con una abertura hecha en el centro de la tela; una cremallera rosa de 18 cm.; hilo amarillo y gris y troqueles de fieltro para hacer flores.

kitopen

Siguiendo las instrucciones, lo primero que hacemos es ir cosiendo las flores  formando racimos. Vamos distribuyendo las flores según nos parezca con unas pocas puntadas. La verdad es que con el hilo amarillo que incluye en kit queda muy chulo.

Una vez que tenemos las flores cosidas le toca el turno a la cremallera.

Lo cierto es que la cremallera rosa que incluye es gigante en relación a la abertura hecha en el fieltro, que es de apenas 10 cm., así que yo le puse una más pequeña de 14 cm. (y aún sobraba)

cremalleras1

Colocar la cremallera es fácil pero hay que poner un poquito de cuidado.

Primero fijamos la cremallera con alfileres, colocando el cierre de la cremallera justo en el borde de la apertura.

Luego, con ayuda del prensatelas para cremalleras, pasaremos a la máquina.

Como nos sobra cremallera, una vez la tengamos cosida, cortaremos el sobrante y remataremos con un zig zag o con un pespunte en el borde por donde hemos cortado.

Por último, hay que cerrar el modero.

El kit trae hilo e instrucciones para pasar un festón, pero tengo que decir que yo pasé directamente a la máquina con un pespunte tradicional.

final3

Y ya tendríamos nuestro monedero.

Bueno… monedero por decir algo, porque yo lo he empezado a usar para guardar las tijeras pequeñas. Al estar hecho de un fielto muy consistente, protege la punta y evita que nos pinchemos con ellas.

Os voy a confesar que al empezar a hacer este kit no me gustaba mucho, pero una vez hecho me encanta.

De hecho, estoy pensando ya en usar este modelo para hacer uno más grande a modo de funda para mi portátil… ya os contaré 🙂

Espero que os haya gustado y, si os animáis con uno, no dudéis en contarme.

Facebook

Twitter

Google+

Pinterest

Instagram

Y por hoy me despido, pero nos vemos muy muy pronto.

 

 

 

Publicado en Costura

Vuelve el reto #2ndchance: el pantalón vaquero de super Pablo

Hace mucho que no os pregunto cómo estáis. Me lío a contaros esto y aquello y no paro. Espero que os vaya todo muy requete bien.

Yo tengo que decir que esta semana estoy encantada, entre otras cosas porque volvemos con el reto #2ndchance y ya sabéis lo que me gusta a mí dar segundas oportunidades a la ropa.

Para esta ocasión he sacado de la caja un vaquero de mi señor esposo, que esta más viejo que matusalén (el pantalón, digo), y le he hecho un pantalón a super Pablo.

wp-1456410404317.jpg

Lo primero que hice fue sacar el patrón de un pantalón que esta usando ahora Pablo, así además de este, podré hacerle un par más 😉

Al sacar el patrón de un pantalón hay que tener cuidado con las medidad de delantero y trasero, ya que son diferentes; así que hay que sacar dos piezas diferentes.

Primero saqué el delantero, volviendo el pantalón y metiendo una pernera en otra, de forma que podamos dibujar el delantero de forma precisa.

Después hice lo mismo tomando como referencia la parte trasera, donde las medidas de pernera, tiro y cintura son mayores que las del delantero.

Para estar segura de que las medidas estaban bien y eran precisas, medí el pantalón y el dibujo en el papel, teniendo especial cuidado con la medida del tiro.

Una vez cortado el patrón, lo pasé al pantalón vaquero.

Cada pernera del pantalón grande será una pernera del pantalón pequeña, pasando los delanteros y los traseros siguiendo el mismo esquema y aprovechando la costura lateral del pantalón.

Una vez dibujado el patrón, abrí las perneras por el centro y corté el nuevo pantalón.

Lo siguiente que hice fue enfrentar las dos piezas por el delantero de la tela y unir los tiros.

Una vez cosidos los tiros, cosí la costura central del pantalón, que ya empezaba a tomar forma.

Ahora ya solo quedaban los bajos y la cinturilla, para lo que usé tela de puño. Estuve pensando en utilizar los puños y cinturilla de algún pantalón viejo, pero no encontré ninguno que me sirviera. La tela de puño tejido se suele encontrar en casi todas las tiendas de telas, no es difícil.

Primero corté los puños, tomando la medida del tobillo para el ancho y un alto de 12 cm. Una vez cortada la tela uní los extremos, la doblé con la costura hacia dentro y ajusté las piezas al bajo.

Como podéis ver en la imagen, los puños se enfrentan por la parte delantera de la tela y con la parte doblada hacia arriba.

Para colocar un puño, como es de tela elástica, hay que estirar un poco para adaptarlo a la medida de la pieza en la que la vamos a poner que, por lo general, será mas grande.

Una vez cosido y rematado, di la vuelta al puño y quedó como veis en la foto.

A continuación puse la cinturilla. El proceso es muy parecido al de los puños, solo que entre la cinturilla de puño metí una goma para asegurarme de que Pablo no perdiera los pantalones ;).

Tanto la goma como la cinturilla las corté un poco más pequeñas que la medida de la cintura, para que así se ajusten al estirar.

Una vez unidos los laterales de la cinturilla (con un pespunte) y de la goma (con un zig zag), metí la goma en la cinturilla, doblé y cosí a la cintura del pantalón, de la misma manera que los puños a la pernera.

Y listo, ya tiene super Pablo pantalón vaquero nuevo.

Es comodísimo para él, porque es como un chándal, y para nosotros, porque es super fácil de poner y quitar.

¿Qué os parece?  Animaos que es muy fácil y rápido de hacer y, además, podéis aprovechar ropa que ya no usáis.

Si os ha gustado, dad una vuelta por los blogs de mis compañeros, ya veréis que cosas tan chulas han preparado para vosotros. Hay desde un bolso a una manopla para la cocina, pasando por turbantes, muñecos, faldas, pantalones, camisas, delantales…..vamos, de todo

Os dejo las entradas que os han preparado con enlaces a sus blog ¡No os perdáis ninguna!

Armand Skarlett

El blog de la tata

Buscando mis gamusinos 

Ideas entre amigas 

Mi primera máquina de coser

Sewing set

Peus D’ánec

Sentarse a coser

Moda en la costura

Patrón y costura

¿Qué es #2ndchance?

Este proyecto se inició a principio de la temporada por un grupo de bloggers encabezados por el gran Armand Skarlett, con la intención de ofrecer una nueva vida a todas esas prendas que tenemos en el armario sin usar. De ahí han salido un montón de nuevos proyectos, prendas e ideas que han ayudado a actualizar muchos armarios.

Daos una vuelta por el Facebook del proyecto y ya veréis que cosas tan chulas se pueden hacer con la ropa que no usamos; seguro que os lleváis más de una idea.

 

proyecto

 

 

Publicado en Costura, Ideas

Una funda para mi agenda

El otro día me di cuenta de que o me compraba un agenda o mi vida se iba a descontrolar. Mi día a día estaba empezando a ser un poco caótico; se me iban las planificaciones, reuniones, terapias y citas varias.

Así que me fui a comprar un agenda de las de papel, de las clásicas de toda la vida, con gran sorpresa de mi marido, al que aún le cuesta entender como es posible que sea capaz de hacer todo con el móvil menos llevar organizada la agenda ¿le pasa a alguien más?.

La cosa es que, donde fui a comprarla, no había ninguna que me acabara de llenar, a todas les ponía un pero. De repente me dí cuenta de que con que me gustara la estructura interior era suficiente… el exterior lo podía cambiar en un pis pas.

Así que llevé una a casa y me puse a hacer una funda para mi agenda.

Cogí una tela de forro de gabardina con cuadros escoceses y guata de la fina, de la que se usa para patchwork, y marqué las medidas de mi agenda.

Para tomar las medidas hay que considerar varios detalles.

  1. Que hay que medir con la agenda cerrada; abierta siempre mide menos y luego no podemos cerrar la agenda.
  2. Además de cubrir las portadas delantera y trasera, hay que considerar las medidas de las solapas que quedarán por dentro.
  3. Hay que darle medio centímetro más a la parte superior e inferior de margen, además del margen de costura, para que al coser no nos quedemos sin margen para meter la agenda.

Una vez bien medido, cortamos una pieza de guata y dos partes iguales de tela escocesa, a las que, ademas de tener en cuenta los 3 puntos de medida que os he indicado antes, daremos 1 centímetro de margen de costura.

La tela, como siempre que queremos dos piezas y tenemos tejido suficiente, la cortaremos doblada.

Una vez cortado, unimos las dos piezas por el revés, dejando la costura inferior y sin coser.

A continuación, colocamos la guata sobre la tela y volvemos, de forma que quede la guata por dentro. Hay que tener cuidado de ajustar bien la guata para que no haga bolsas ni arrugas, sin dejarla tampoco muy tirante.

Digamos que tiene que ir a su caer, bien lisito. Para ayudarnos usaremos los alfileres.

Una vez bien colocado y antes de cerrar la costura inferior, podemos adornar nuestra funda cosiendo unos botones, flores, lentejuelas, lo que queramos.

Una vez acabados nuestros adornos, coseremos la costura que nos falta uniendo los dos lados de forma que el doblez queda para dentro, como un dobladillo.

Se puede coser con costura invisible, pero yo he aprovechado y he pasado un pespunte a máquina y color rojo, a modo de decoración.

Por último, queda coser las solapas. Para ello colocamos nuestra agenda sobre la funda, marcamos por donde vayamos a doblar y cosemos.

Y ya tendríamos nuestra funda personalizada. Yo la he hecho para mi agenda, pero podemos hacer una funda para todo aquello que se nos ocurra.

Espero que os haya gustado y os animéis a hacer vuestras propias fundas.

Ya sabéis que me tenéis aquí para cualquier consulta 🙂

¡Hasta pronto!!

Publicado en Costura

Monedero kit DIY

¿Vosotros habéis comprado alguna vez un kit DIY? Yo compré el primero la semana pasada.

Resulta que tenía que ir a mirar unos cojines (que al final no compré porque decidí comprar la tela para hacerlos yo) y me pasé por una tienda Casa que tengo cerquita. A mi me encanta ir a estas tiendas, tienen millones de cosas chulísimas; lo malo es que vas a por una cosa y vuelves con treinta y siete ¿a vosotros no os pasa?

Bueno, el caso es que entré en la tienda y me encontré con un montón de lanas, hilos, botones, libros y kits DIY ¡una pasada! El caso es que no pasé de ahí, como podéis imaginar 🙂

Nunca antes había comprado un kit DIY, pero los vi ahí, tan monos (y en rebajas) que no pude resistirme.

wp-1455134143835.jpg

Hoy os voy a enseñar uno de ellos, un monedero con boquilla metálica que me encantó.

Estos kits son muy facilitos, con instrucciones muy claras y, en principio, llevan toda la tela, adornos y piezas que se necesitan.

En este caso, además, las telas llevan los patrones impresos para que sólo haya que recortar y montar.

Así que recorté la tela y la guata y monté las piezas tal y como indicaban, pero en el proceso me di cuenta de que yo no quería que mi monedero tuviera en la cara interior guata, así que saqué un molde de las piezas y corté un forro en tela blanca de algodón (al final hay que usar los retales, jiji).

Después, uní las telas y les pasé una costura zig zag al borde para que luego fuera más fácil coserlas y que no se movieran las telas al pasarlo a la máquina.

A continuación, fijé las piezas y las pasé a máquina. Lo cierto es que es muy sencillo, sólo hay que tener cuidado con que no se muevan las telas para que no haga arrugas ni bolsas, y adaptar las piezas uniendo bien los bordes.

Al acabar de coser me encontré con que quedaba un agujerillo en el fondo, así que pasé una pequeña costura, como veis en la siguiente foto, y asunto arreglado.

Una vez cosido, bien rematado y limpio, tocaba coser la boquilla.

La cosa es que nunca me había dado por coser un monedero con boquilla, así que se planteaba como un pequeño reto.

Primero porque hay que adaptar la boquilla al borde del monedero, segundo porque hay que ir metiendo bien el borde para que quede bien unido y tercero, porque hay que hacer el pespunte de la boquilla por los pequeños agujeros del lado exterior y por dentro no hay ni agujeros ni nada, así que hay que coser con la aguja en diagonal.

Como a mi me encantan los retos, lo hice encantada, después de varios ensayos y errores, eso sí.

Puede que al ser el primero que hago no quedara perfecto, como a mi me gusta, pero desde luego el resultado es de lo más aparente…y además, ya sé coser boquillas metálicas.

¿Qué os parece?

Prometo hacer más como estos y, en breve, os enseñaré el resultado de otro de mis Kits DIY…todo un descubrimiento 🙂

¡Hasta pronto!

 

Publicado en Costura

Sacamos un patrón y nos hacemos una camisa nueva

¡Cómo me está costando volver a la “normalidad”!

Además de tener que acostumbrarme de nuevo a la rutina, me ha dado por hacer algunos cambios y está siendo una pequeña locura… aunque os tengo que confesar que me gusta el jaleo; no sé estar parada 😉

Lo único es que no he podido coser mucho y os he tenido un poquillo abandonados esta semana; espero que podáis perdonarme con este tutorial que traigo.

¿Qué os parece si aprendemos como sacar una copia de un patrón en base a una prenda confeccionada?

Seguro que todos tenéis alguna prenda que os gusta mucho, es cómoda y os gustaría tener otra igual o, al menos, parecida.

Yo tengo una camisa preciosa que me compré hacer un par de años y llevaba un tiempo pensando en hacerme otra parecida. Así que esta semana me decidí y me puse manos a la obra con una tela de viscosa estampada ,que había comprado en otoño en la tienda online de Ribes y Casals

La suerte es que el diseño es muy sencillo y he podido sacar el patrón sin necesiadad de deshacerla, así que hacer una copia ha sido fácil. Como nota general decir que, para sacar un patrón de otra prenda hay que desahacerla en piezas, pero eso lo vamos a ver otro día.

Empezamos.

Lo primero que hice fue doblar la camisa por la mitad y sujetarla con alfileres.

Luego la coloqué sobre la tela, que antes había doblado en cuatro y cuadrado con alfileres, ubicando el doblez de la camisa sobre el doblez de la tela.

A continación, sujeté la camisa sobre la tela, con cuidado de que quedara bien doblada, y marqué todo el contorno con alfileres.

Una vez hecha la forma de la camisa con los alfileres, pase unos hilos flojos.

En este caso fue muy importante marcar con esta costura en primera lugar porque al ser una viscosa estampada no quedaban marcados los alfleres con la plancha y, en segundo lugar, porque estába sacando delantero y espalda doblados a la vez.

Una vez marcado, corté la camisa dejando 1,5 cm. para costura y abrí los hilos flojos con mucho cuidado, desdoblando la tela. Uní con alfileres las dos partes de la camisa y pasé un pespunte por toda las costuras laterales y de las mangas.

El siguiente paso fue colocarle una tira al bies al cuello, que hice con la misma tela.

Hacer una tira al bies es bastante sencillo. Sólo hay que cortar tiras de forma transversal y, sino tenemos tela suficiente para hacer todo el bies continuo, se unen las tiras con pespuntes rectos.

Para colocar el bies, se ubica la tira alrededor del escote, enfrentando por el derecho y haciendo que cuadren los bordes de la tela y se sujeta con alfileres o hilván por la marca de la costura, que va a ser por donde se cosa.

Luego, se dobla hacia dentro por donde la costura, tal y como se muestra en la imagen, y se pasa un pespunte. Se remata y se corta la tela que sobre, de forma que no quede mucha tela por debajo y se plancha. Así el escote queda limpio y perfecto 🙂

Nota: si se quiere, se puede pasar una segunda costura paralela para sujetar mejor el reamte al bies.

El siguiente paso es coser el bajo de la camisa y rematar las mangas.

Para el bajo hay que tener todas las costuras rematadas y planchadas.

En este caso, yo he sacado un bajo ancho de 10 cm. para que le dé efecto a la camisa, ya veréis.

Para el bajo, se dobla la tela con el ancho determinado, escondiendo como 0,5 cm. para ocultar el borde de la tela y que no haga falta rematar,  se pasa un pespunte y se plancha.

Para las mangas el proceso es el mismo, pero en este caso con 3 cm de ancho.

Y ya está lista mi camisa copiada.

¿Véis el efecto que da el bajo ancho en la cadera?

Ha quedado perfecta.

Animaos con algo parecido este fin de semana. Es tan fácil que en un par de horas está lista.

Espero que os haya gustado.

Para cualquier duda, consulta, sugerencia o comentario os dejo mi email nuriapsanz12@gmail.com.

¡Hasta la semana que viene!