Publicado en Costura

Personalizando vaqueros. Vuelven los 90

Llevo unos días que no hago más que usar el descosedor, pero no para arreglar costuras, si no para abrirlas. Y es que me ha entrado una fiebre de reciclaje y no puedo parar de recomponer prendas, tengo preparadas para la máquina un vestido con cremallera nueva para darle un aire menos clásico, una camisa lista para aplicar cinta bordada y varios pantalones vaqueors esperando una segunda oportunidad.

Y es que los pantalones vaqueros son una de las prendas más versátiles que existen en el mundo, yo creo que tienen más vidas que un gato. Los puedes romper, bordar, cortar, poner apliques, convertir en falda, en bolso, en manta, en abrigo… vamos una maravilla del upcycling, una palabreja que define algo que a mi me encanta: transformar algo para crear otra cosa con más valor que el original.

Hoy os quiero enseñar como he transformado uno de mis vaqueros, que ya no me quedaba tan cómodo.

En realidad tan solo he cambiado la cinturilla y he añadido unas tiras laterales, pero el pantalón no parece el mismo.

Lo primero que hice fue quitar la cinturilla vieja y separar las perneras por la parte lateral exterior cortándolas. Ya que iba a añadir una tira de tela, no me hacía falta descoser; cortar es más fácil y más rápido.

A continuación, preparé los materiales: un retal de tela escocesa, que me encanta, entretela para reforzar la tira de la pernera y la cinturilla, un trocito de tela vaquera para la trasera de la cinturilla, hilo de torzal del mismo color que las costuras del pantalón, los cierres de la cinturilla y una cremallera, porque la otra se acabó rompiendo al descoser el pantalón.

Empecé con las tiras laterales, porque necesitaba coserlas para tener la medida exacta de la cintura antes de poner la cinturilla.

Así que, entretelé las tiras, porque la tela era muy fina, y las cosí al lateral. La entretela es algo secundario, porque si para la tira utilizamos una tela con cuerpo no es necesaria.

IMG_20180315_164353.jpg

Como veis en las fotos, las tiras se cosen por el margen de las perneras que hemos abierto, enfrentando derechos, y se rematan para que no se deshaga la tela del vaquero.

A continuación, y después de montar de nuevo la cremallera, me puse a cortar la cinturilla utilizando la anterior como modelo pero modificando el ancho para adaptarlo a mi cuerpo, y la altura, porque yo la quería altita.

Me vino muy bien el modelo anterior porque no era una cinturilla estandar, que básicamente es una tira recta; sino que era una cinturilla redondeada, como si la hubiéramos cortado a capa o al bies, mirad la foto.

Como véis, la cinturilla se corta con la tela doblada, marcando la mitad, y respetando la forma.

Corté la pieza en la tela vaquera, que iría en el interior, y en la tela escocesa en el exterior. Al llevar tela vaquera en el interior al final no utilicé la entretela porque quedaba demasiado tiesa, pero no os olvidés de ella si necesitáis darle cuerpo a la cinturilla.

Y con las dos piezas cortadas, pasé una costura por la parte superior y los laterales, dejando abierta la parte inferior (la más grande), que es la que va unida al pantalón; y lo planché con mucho cuidado para marcar bien el doblez. Es fundamental planchar muy bien y sacar las puntas de los laterales para que nuestra pieza tenga la forma que queremos.

Lo siguiente fue montar la cinturilla al pantalón. Primero uní la parte exterior, respetando la forma curva de la cinturilla.de la cinturilla..

Esto es en lo que más cuidado tenemos que poner, porque la cintura del pantalón es recta y hay que evitar que tire o que se descuadre. Es importante que el margen de costura no sea muy grande para que la adaptación sea perfecta y, en caso necesario, haremos unos pequeños piquetes a la parte curva, para que no tire por ningún lado.

Una vez cosida la parte exterior, doblé la cinturilla y fui sujetando el interior con alfileres, doblando hacia dentro, como véis en la foto. Y para acabar, pasé un pespunte justo por el borde de la cinturilla.

Y quedó perfecta.

img_20180316_083946.jpg

Solo quedaba placharla y elegir bien los cierres para darle personalidad a la cinturilla.

Así que, rebusqué entre mis cajones, y escogí unos cierres asiáticos (que ya sabéis que me encantan) y un pequeño cierre automático para que quedará mejor. Al ser tan ancha, la parte interior se iba hacia abajo y no se sujetaba bien, así que hacía una forma muy fea, así que el automático fue perfecto.

Y aquí tenéis el resultado final:

Feliz de la vida estoy y mis pantalones parece que han rejuvenecido 20 años. De hecho, yo llevaba unos muy parecidos en los 90, jeje.

img_20180316_133513.jpg

¿Qué os ha parecido? ¿Os gusta?

¿Queréis que os haga más tutoriales de personalización y reciclaje?

Si tenéis alguna duda, queréis consultar algo o hacer alguna sugerencia, me tenéis en dibujandopatrones@gmail.com o en las redes, ya sabéis…bueno, y esta semana también en Our Sewing World, no os lo perdáis.

¡Nos vemos muy pronto!

Publicado en Costura

Un pequeño reciclaje para un blusa

Hace mucho que no os traía un reciclaje, no porque no recicle o personalice mi ropa, que lo hago mucho. Pocas prendas estoy tirando últimamente y es que con un pequeño broche, unos botones o una pequeña puntilla podemos darle una segunda vida a cualquier cosa.

Hoy os quiero enseñar como he dado una segunda vida a una blusa que vivía en el armario utilizando tinte para ropa, un bies y unos botones.

wp-1478619077344.jpg

Lo primero que hice fue teñir la blusa utilizando un rojo intenso. Dado que la blusa de estaba cosida con hilo de poliéster, que no se tiñe, elegí un color que le fuera bien en contraste con el verde original de la blusa.

img_0067

Como veis en la foto la blusa quedó perfectamente teñida de rojo con las costuras en contraste. A mi me gustan mucho los contrastes, como ya habréis podido ir viendo a lo largo de la vida de este blog :).

Pero si a vosotros no os gusta este contraste siempre podéis utilizar un rotulador de tela del color del tinte utilizado e ir perfilando todas las costuras. Lleva un tiempo, pero es una buena solución.

img_0070

A continuación, descosí todos los botones y quité un pequeño volante que tenía en el cuello, con el fin de dejarlo como cuello mao.

descoser

Y coloqué el bies por el lado exterior del cuello sujetándolo con unos alfileres, como veis en las fotos.

Una vez colocado y cosido por donde están los alfileres, corté la parte interior del cuello para dejarlo a la misma altura del bies.

Luego fue uniendo el bies con la parte interior, poniendo especial cuidado con las esquinas, de modo que por fuera se ve el bies y por la parte interior la misa tela de la blusa.

Una vez con el cuello montado, cosí los botones nuevos y me dispuse a cortar las mangas.

Para cortar las mangas doblé la blusa y puse las mangas a la misma altura exacta ayudándome de unos alfileres. Es muy importante que queden las dos perfectamente emparejadas para que queden a la misma altura.

Para darle forma a la manga, decidí hacerle un pequeño frunce y ponerle una tira de bies a modo de pequeño puño.

Para fruncir pasé un pespunte a la máquina con la tensión en 8 y el largo de puntada en 5, y la tela se fue encogiendo poco a poco.

Una vez fruncida la tela, la fue adaptando a la medida de mi brazo poco a poco, tirando o aflojando de los hilos de los extremos de la costura.

Para colocar el pequeño puño de bies, corté un trocito de bies del tamaño de mi brazo y uní los extremos.

Luego lo coloqué en la manga, enfrentando los derechos, tal y como podréis ver a continuación.

Una vez cosido a la parte exterior, dí la vuelta al bies, doblándolo hacia dentro y tapando la costura. Por último, pasé un pequeño pespunte a la máquina.

Y este es el resultado del cambio:

img_0262img_0261img_0258img_0260

La verdad es que es un cambio muy pequeño que nos da muy poco trabajo, pero desde luego la blusa parece otra totalmente distinta.

¿Qué os parece? ¿Quién se anima a dar una vuelta al armario del otoño?

Espero que os haya gustado. ¡Nos vemos muy pronto!

Publicado en Costura

Vuelve el reto #2ndchance: el pantalón vaquero de super Pablo

Hace mucho que no os pregunto cómo estáis. Me lío a contaros esto y aquello y no paro. Espero que os vaya todo muy requete bien.

Yo tengo que decir que esta semana estoy encantada, entre otras cosas porque volvemos con el reto #2ndchance y ya sabéis lo que me gusta a mí dar segundas oportunidades a la ropa.

Para esta ocasión he sacado de la caja un vaquero de mi señor esposo, que esta más viejo que matusalén (el pantalón, digo), y le he hecho un pantalón a super Pablo.

wp-1456410404317.jpg

Lo primero que hice fue sacar el patrón de un pantalón que esta usando ahora Pablo, así además de este, podré hacerle un par más 😉

Al sacar el patrón de un pantalón hay que tener cuidado con las medidad de delantero y trasero, ya que son diferentes; así que hay que sacar dos piezas diferentes.

Primero saqué el delantero, volviendo el pantalón y metiendo una pernera en otra, de forma que podamos dibujar el delantero de forma precisa.

Después hice lo mismo tomando como referencia la parte trasera, donde las medidas de pernera, tiro y cintura son mayores que las del delantero.

Para estar segura de que las medidas estaban bien y eran precisas, medí el pantalón y el dibujo en el papel, teniendo especial cuidado con la medida del tiro.

Una vez cortado el patrón, lo pasé al pantalón vaquero.

Cada pernera del pantalón grande será una pernera del pantalón pequeña, pasando los delanteros y los traseros siguiendo el mismo esquema y aprovechando la costura lateral del pantalón.

Una vez dibujado el patrón, abrí las perneras por el centro y corté el nuevo pantalón.

Lo siguiente que hice fue enfrentar las dos piezas por el delantero de la tela y unir los tiros.

Una vez cosidos los tiros, cosí la costura central del pantalón, que ya empezaba a tomar forma.

Ahora ya solo quedaban los bajos y la cinturilla, para lo que usé tela de puño. Estuve pensando en utilizar los puños y cinturilla de algún pantalón viejo, pero no encontré ninguno que me sirviera. La tela de puño tejido se suele encontrar en casi todas las tiendas de telas, no es difícil.

Primero corté los puños, tomando la medida del tobillo para el ancho y un alto de 12 cm. Una vez cortada la tela uní los extremos, la doblé con la costura hacia dentro y ajusté las piezas al bajo.

Como podéis ver en la imagen, los puños se enfrentan por la parte delantera de la tela y con la parte doblada hacia arriba.

Para colocar un puño, como es de tela elástica, hay que estirar un poco para adaptarlo a la medida de la pieza en la que la vamos a poner que, por lo general, será mas grande.

Una vez cosido y rematado, di la vuelta al puño y quedó como veis en la foto.

A continuación puse la cinturilla. El proceso es muy parecido al de los puños, solo que entre la cinturilla de puño metí una goma para asegurarme de que Pablo no perdiera los pantalones ;).

Tanto la goma como la cinturilla las corté un poco más pequeñas que la medida de la cintura, para que así se ajusten al estirar.

Una vez unidos los laterales de la cinturilla (con un pespunte) y de la goma (con un zig zag), metí la goma en la cinturilla, doblé y cosí a la cintura del pantalón, de la misma manera que los puños a la pernera.

Y listo, ya tiene super Pablo pantalón vaquero nuevo.

Es comodísimo para él, porque es como un chándal, y para nosotros, porque es super fácil de poner y quitar.

¿Qué os parece?  Animaos que es muy fácil y rápido de hacer y, además, podéis aprovechar ropa que ya no usáis.

Si os ha gustado, dad una vuelta por los blogs de mis compañeros, ya veréis que cosas tan chulas han preparado para vosotros. Hay desde un bolso a una manopla para la cocina, pasando por turbantes, muñecos, faldas, pantalones, camisas, delantales…..vamos, de todo

Os dejo las entradas que os han preparado con enlaces a sus blog ¡No os perdáis ninguna!

Armand Skarlett

El blog de la tata

Buscando mis gamusinos 

Ideas entre amigas 

Mi primera máquina de coser

Sewing set

Peus D’ánec

Sentarse a coser

Moda en la costura

Patrón y costura

¿Qué es #2ndchance?

Este proyecto se inició a principio de la temporada por un grupo de bloggers encabezados por el gran Armand Skarlett, con la intención de ofrecer una nueva vida a todas esas prendas que tenemos en el armario sin usar. De ahí han salido un montón de nuevos proyectos, prendas e ideas que han ayudado a actualizar muchos armarios.

Daos una vuelta por el Facebook del proyecto y ya veréis que cosas tan chulas se pueden hacer con la ropa que no usamos; seguro que os lleváis más de una idea.

 

proyecto

 

 

Publicado en Costura

2nd chance: Nos vestimos de Nochevieja

Navidad, Navidad…tinoninoní 😉 Ya sí que huele a Navidad ¿eh?

¿Qué tal va todo? Hoy os he preparado un post con sorpresa

Resulta que, como ya sabéis quienes me leéis, me encanta dar una segunda oportunidad a la ropa; bajar al trastero, abrir las cajas de ropa que no me pongo y convertirla en prendas que uso.

Y resulta también que hay un grupo de bloggers de costura, con Armand Skarlett  a la cabeza (un tío genial con un blog que es una pasada) que decidieron hace un par de meses crear una plataforma donde dar ideas, compartir proyectos, crear nuevas prendas y vaciar el armario de ropa aparcada sin usar.

Este proyecto es #2ndchance y yo he tenido la suerte de poder participar este mes, en el especial Navidad, encima :).

proyecto

Espero que todas y todos os deis una vuelta por el Facebook del proyecto que, la verdad, merece la pena.

Para este especial navideño, no se si porque tengo muchas ganas de que llegue 2016 o qué, he hecho un vestido para disfrutar de la última noche del año.

Para este vestido he cogido una túnica de seda que me hizo mi madre en años 90 y que apareció el otro día en el trastero; creo que la guardé por la seda, porque el modelo era “tela” (nunca mejor dicho).

También he necesitado dos camisetas y un bolso…sí, sí, un bolso :O, todo merece una segunda oportunidad.

prendas 2nd chance.jpg

Vamos por partes, para no liarnos:

LA CINTURILLA

Para hacer la cinturilla utilicé las mangas de la túnica

Lo primero que hice fue descoserlas, plancharlas, cortar a la medida y unirlas.

wp-1450353655741.jpg

Al ser un vestido de Nochevieja, quería darle un toque distinto, así que pensé que sería una buena idea poner unas cintas de raso negro para poder anudar la falda a la cintura.

Corté 4 tiras de 30 cm. cada una, colocando dos en el delantero y dos en el espalda. Luego bordeé los lados de la cinturilla con la misma cinta de raso, a modo de remate, como podéis ver en la foto.

avanzando con la cinturilla.jpg

El siguiente paso fue darle brillo. Para ello estuve pensando en coser tiras de lentejuelas o cristales, pero de repente recordé que tenía un bolso de fiesta que no había usado en años. Así que, descosí el asa del bolso y la fui cosiendo con puntadas invisibles.

wp-1450353644041.jpg

Para acabar con la cinturilla, corté entretela negra de pegar a la medida y la pegué con la plancha.

Para pegar la entretela siempre trabajamos por el revés de la tela, tomando como referencia el lado de la cinturilla que va a quedar a la vista. Enfrentamos el revés con el lado de la entretela que pega. Doblamos la cinturilla y pasamos la plancha con cuidado para que quede bien colocada. Poner entretela a la cinturilla es fundamental para un acabado perfecto.

wp-1450353640405.jpg

Una vez lista la cinturilla, me puse con la falda.

LA FALDA

Hacer la falda fue muy sencillo.

Al ser una túnica de capa, sólo tuve que tomar la medida del contorno de mi cintura y adaptarla.

Como era una túnica y la capa salía de los hombros, sobraba mucha tela, así que le metí unas tablas de diez centímetros.

Empezamos marcando el centro del delantero y de la espalda con un jaboncillo. Luego marcamos cinco centímetros a cada lado de ese punto y, a continuación, vamos haciendo una marca cada 10 centímetros.

Por último unimos esas marcas y las sujetamos con alfileres o con un hilván. Esas serán nuestras tablas.

Haciendo la falda. jpg

 TRABILLAS  Y BOTONES

Con la cinturilla y la falda unidas, faltaba poner algo para cerrar.

Primero pensé en una cremallera, claro, pero acabé haciendo trabillas y poniendo unos botones que saqué de una camiseta. La cosa era que no tenía cremalleras que me sirvieran pero botones, camisetas y camisas sin usar tenía bastantes 🙂

Las trabillas, como véis en las fotos, no son ni más ni menos que una cadeneta:

wp-1450353632231.jpg

Para poner los botones, se toman las referencias de las trabillas para que queden alineados, se cosen con cuidado y listo.

poner botones.jpg

EL RESULTADO

Para acabar mi vestido festivo, uní la falda a una camiseta negra de tirantes. Al principio pensé en coser las dos cosas a máquina de forma definitiva, pero luego lo pensé de nuevo y acabé con unas puntadas invisibles, que nunca se sabe que va a querer hacer una después con el modelito.

Y, como sobraba tela de la túnica, me hice un broche con lentejuelas y plumas.

¡Me encantan los broches!

Et voilá….aquí tenéis el resultado

vestido de nochevieja.jpg

Si os ha gustado, tenéis que ver las cosas tan chulas que se han currado mis compañeros para Navidad. No os lo podéis perder.

collage jcheca 2nd

Juani Checa del blog Patrón y costura propone una cuna de muñecas hecha a partir de una bata. Este año, ningún niño sin juguete.

Armand Skarlett ha convertido una camiseta blanca en otra muy muy especial.

Beatriz Azuara del Blog de la tata ha transformado unos vaqueros en un árbol de Navidad. Impresionante.

Sei Sei de Buscando mis gamusinos hace una propuesta muy bonita para decorar la casa y que yo misma haré con los niños en breve.

Ainoa Muñiz Gutiérrez de Ideas entre amigas se ha hecho un jersey navideño de más divertido.

Y hasta aquí este especial Navidad #2ndchance. Espero que os haya gustado tanto como a mi hacerlo.

Un abrazo muy fuerte a todos y FELIZ NAVIDAD

Publicado en Ideas

Unos nuevos zapatos rojos

¿Habéis sacado del armario la ropa de invierno ya? ¿Os habéis encontrado con unos zapatos que os encantan pero que ya no os ponéis porque han quedado un poco desfasados o porque están un poquito viejos?

Ellos, que han estado ahí con nosotros, nos han acompañado en nuestra caminatas, fiestas, bailes o paseos, se merecen una nueva oportunidad ¿Qué os parece si les damos una segunda vida?

A mi me parece que se lo merecen, así que vamos a ponernos manos a la obra.

Tengo que confesaros que nunca hasta ahora había hecho algo así y nunca lo habría hecho si no hubiera visto a Laura del blog Mi primera máquina de coser reviviendo unos zapatos viejos; pero, ahora que me he atrevido, estoy muy contenta con el resultado.

Yo tenía unos zapatos viejos que me encantaban, los usaba un montón y eran muy cómodos hasta que un día se dieron de sí del uso y se me iban saliendo, parecian chancletas, vamos. Así que dejaron de ser cómodos y dejé de usarlos, pero nunca fuí capaz de tirarlos, que le vamos a hacer.

zapatos rojos

Eran los candidatos perfectos para esta aventura, iba a ponerles una tira delante para que no se volvieran a salir, como la goma que se ponen a las zapatillas de ballet o a los zapatos de flamenca para que no salgan al bailar.

Preparé mis materiales y me puse manos a la obra.

materiales

Lo primero que hice fue probarme los zapatos, colocar la cinta a la altura que quería en el tobillo, medir la distancia y cortar la cinta necesaria. Yo corté el doble de cinta porque me pareció que iba a quedar más resistene hacerla doble, al final era cuero y tela y tenía que servir para sujetar el zapato al tobillo. Menos mal que lo hice, porque desde luego queda mucho mejor.

primeros pasos customEl siguiente paso era un poco más complicado, había que meter la cinta por el zapato y tenía que salir bien, porque sino mis zapatos iban a acabar en la basura. Con mucho cuidado tomé la medida del ancho de la cinta y la marqué en el zapato.

medida de la cinta

Ahora sí, había llegado el momento de ponernos serios: había que hacer los agujeros y abrir el zapato.

Con cuidado hice dos agujeros a los lados de la marca y con un cutter (y con ayuda de mi señor esposo que es mucho más hábil que yo con este tipo de cutter) hicimos una abertura del ancho justo de la cinta escocesa.

segundo paso custom sacabocados

Una vez metida la cinta por el zapato, la deje a la misma distancia por los dos lados y la sujeté con unos alfileres, como véis en la foto.

cinta y zapato

Luego fuí cosiendo muy despacito los lados como si estuviera haciendo un bajo invisible, para que no se vieran las puntadas por ninguno de los lados.

uniendo los lados

Una vez hecho esto, tocaba ponerse con los botones y es que la idea era convertir los zapatos en unos tipo merceditas uniendo la tira con un botón.

Este paso, que a priori me parecía muy complicado, porque coser en zapatos era algo nuevo para mí, resultó muy sencillo.

Coloqué el botón en el lado opuesto a la cinta y tomé las medidas de los agujeros, marcándolas con una aguja. Hize los agujeros con el sacabocados y fijé el botón con hilo grueso (cogí un perlé de algodón negro).

De lo único que había que tener cuidado era de dejar un cuello al botón para darle margen suficiente para poder abrocharlo. En la pequeña foto de la esquina derecha veréis de que os hablo y en breve os haré un tutorial de botones y ojales para que lo hagáis vosotros.

fijando los botones

Ahora tocaba hacer el ojal a la cinta, algo que os enseñaré a hacer muy pronto.

ojal

Et voilà…ya tengo zapatos nuevos. ¿Qué os parecen?

el resultado final

Animáos y dadle una nueva vida a vuestros zapatos; se lo merecen ¿no?

No os olvidéis de contarme si al final os decidía a hacerlo y si tenéis alguna duda, estoy a vuestra disposición en todo momento: nuriapsanz12@gmail.com

Hasta pronto y buen fin de semana

Publicado en Costura

21.10.2015: reciclando ropa de los 80

Hace unos 30 años me quedé con ganas de tener una falda larga con cinturilla vaquera (talle bajo más bien) que se llevaban muchísimo. Las chicas mayores molonas de mi cole las usaban y a mi me encantaban, pero a mi madre en ese momento le pareció que yo era muy pequeña para llevar ese tipo de faldas, así que me quedé sin ella.

El caso es que hace unos días me volvió la idea a la memoria y decidí que este año me iba a hacer una fuera como fuese.

Entre tanto leí en dos de mis blogs favoritos de costura, Patrón y costura y Mi primera máquina de coser, que habían puesto en marcha una iniciativa para dar una segunda vida a la ropa #2ndchance. La propuesta me encantó, reciclar ropa que no usamos para hacer algo que nos vayamos a poner. Genial, era la motivación que me faltaba para ponerme manos a la obra.

Así que rebusqué en mi cesto de ropa para customizar y ahí estaban unos vaqueros viejos y mi falda larga de mariposas que hacía siglos que no usaba, era perfecto 🙂

vaqueros + falda: el inicio

Cojí el proyecto con muchas ganas, descosí la cinturilla de la falda y corté el pantalón con margen suficiente para trabajar, porque aún no tenía muy claro como iba a hacer la cinturilla.

descosiendo la falda

cortando el pantalón

Una vez hecho esto di la vuelta a ambas piezas y enfrenté derecho con derecho para ir uniendo el pantalón con la falda. Lo primero fue juntar las costuras laterales de ambos, para tener así un punto de referencia.

uniendo laterales

Una vez hecho esto tenía que adaptar el ancho de la falda al pantalón, porque la falda era mucho más grande (hay que decir que era una falda fruncida con algo de vuelo, así que al deshacerla y quitarla el frunce dió casi el doble de ancho que el pantalón)

Para hacerlo del mismo ancho me puse a hacer una pinzas, pero como quería hacerlo todo rápido las fue cogiendo con alfileres ¿cómo?
pinza 1

Marqué el centro de la tela tomando como referencia el tiro de lo fué mi pantalón, medí 5 cm. y cogí con un alfiler.

pinza 2

Luego medí 5 cm. desde mi alfiler y marqué con otro alfiler.

pinza 3

Para hacer la pinza acerqué el segundo alfiler al primero y doblé.

pinza 4Ya estaba hecha mi primera pinza.

Ya solo me quedaba repertir este proceso para que quedara la tela totalmente ajustada, 6 pinzas en el delantero cada 5 cm. y 4 en la parte de atrás cada 10 cm. pinzas all around

Una vez unido todo, pasé a la máquina. Fui pasando un pespunte muuuuy despacio porque estaba todo cogido solo con alfileres porque no pasé ni un hilván….

Al estar solo con alfileres hay que tener cuidado con que la aguja no coincida con el alfiler para que no se rompa, hay que evitar  que el alfiler se enganche con el prensatelas, poner atención con que la pinza no se levante y se vaya, etc.

cosiendo

Una vez cosido todo y bien rematado, corté lo que me sobraba de tela de vaquero, igualé ambas piezas y pasé una costura zigzag para rematar la costura.

igualando

Y listo, ya tenía, 30 años después, mi falda ¡Qué felicidad!

¿Os mola? A mi me parece que está guay…uy, creo que estoy volviendo demasiado a los 80 😉

Espero que os guste y si os animais a haceros una, por favor, contádmelo. ¡Hasta pronto!

falda larga talle vaquero